Pages

lunes, 17 de septiembre de 2012

Isótopos Radioactivos (I).




“Deje ahí todo objeto metálico que lleve encima:
 llaves, monedas...Te explicaré por qué estás aquí.
Estás porque sabes algo,
aunque lo que sabes no lo puedes explicar,
pero lo percibes.
Ha sido así durante toda tu vida.
Algo no funciona en el mundo,
no sabes lo que es pero ahí está,
como una astilla clavada en tu mente.
Y te está enloqueciendo.”
(MATRIX. Larry y Andy Wachowski.)


       Al chico del saxofón le conocí hace una pila de años en Palamós.  Los veranos allí es habitual, por las mañanas, escuchar las notas de su saxofón fluir desde  l´Avinguda de l'Onze de Setembre para perderse en el mar no sin antes traspasar el hastiado olor a fritanga que despiden los restaurantes de las inmediaciones del paseo marítimo invadiendo los sentidos.
Aquellos acordes parecían llevarse consigo la inmundicia o despojos que se acumulan durante el día en las ciudades irritadas por el deterioro que la podredumbre urbanística ha creado.
Esa mañana, resistiéndome a la fascinación que ejercían sobre mí las delicadas notas musicales, continué mi camino no sin antes pensar en la posibilidad de parar el tiempo durante no más de una hora. Lo justo para disfrutar de un café en una terraza, escuchando las notas de su saxofón despuntar al día, leyendo en uno de los periódicos subvencionados por la oligarquía financiera que el imperialismo mundial democratiza otro país árabe a base de bombazos. Qué breves noticias son las que convierten dramáticas tragedias en justicias o libertades.
En la mesa de al lado dos albañiles hacen un descanso mientras plantean, ante dos jarras de cerveza y sendos bocadillos de calamares, dudosas soluciones verbales a la crisis capitalista. Rompe el ritmo del saxofón la melodía de uno de los móviles de última generación que tienen sobre la mesa. Vaya móviles gasta la clase obrera.
Y yo me levanto y me voy.  Continúo mi camino hasta una de las puertas secretas que me conducirá tras varios claustrofóbicos minutos al subsuelo. Allí tengo una nueva cita con quien me señala las tumbas. Entro, saludo y dejo mi riñonera con el móvil, la cartera, dos lapiceros y las llaves en la parte superior de la puerta,  también dejo un cuaderno con mis panfletos incendiarios. Me despojo de toda mi ropa y me cubro con una bata verde. A partir de ahora vuelvo a dejar mi cuerpo, una vez más, tumbado en una cama y en manos de la ciencia.
Una de las enfermeras me saluda amablemente, nos conocemos de otras veces. Lleva en su mano una carpeta:
(Ella)-Buenos días, de nuevo aquí, eh... ¿Como estás?
(Yo)- Bien, supongo. Creo que tengo frío, estoy temblando.
(Ella)- Tómate esta pastilla, estás muy nervioso.
(Yo)- ¿Nervioso? Me temo que estoy acojonado. Nunca me he llevado bien con los hospitales y menos con los Isótopos Radioactivos.
(Ella, ríe)- ¿Has desayunado?
(Yo)- Sí, un café con leche, unos acordes de saxofón, noticias trágicas, un poco de horóscopo y baldíos comentarios sobre la crisis.
(Ella, ríe mientras me toca la frente)- Entonces no vas a tener hambre cuando despiertes.

En esos momentos yo ya me encuentro haciendo infinitesimales con las manchas negras que me acompañan siempre en mis ojos:

(Ella)- Pronto pasará, ya estás más tranquilo, ¿Verdad?
(Yo, balbuceando)- Sí, que se pase pronto. Con tanta energía nuclear, igual salgo de aquí hecho todo un superhombre o un semidiós, quién sabe.

Ella sonríe.

                          …yo ya no recuerdo nada más.

5 comentarios:

  1. Qué bien escribes Manu. Batiendo con humor, belleza y realismo los nimios detalles de los días.

    Haces meterse en la piel (como creo que ya te dije una vez), del que desayuna y cierra los ojos en una "bandeja" de hospital.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exagerada que eres Imilce.
      Besos para ti también. ;-))

      Eliminar
  2. me ha gustado mucho esa manera de expresar tuya...creo q nos leeremos a menudo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Sh6y, me alegra saber que volverás para leer mis letras.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar