Pages

lunes, 22 de mayo de 2017

Alfred de Musset vs. George Sand


Ilustración: Jeff Rowland

Caminó junto a ti pisando liturgias en los charcos de una ciudad que poco ofrecía y de la que poco o nada esperó. Se cogieron de la mano fantasía y sueño, copándose el desconcierto y la prematura vejez.
(El tiempo estancado emprendió claridad para dejar ver desconsuelo y la enfermedad del siglo).

miércoles, 3 de mayo de 2017

Oferta sensacional


Ilustración: Lesley Oldaker
El vendedor de imanes ha abierto su veda. Filántropos fabricantes de betún han surgido de sus cubiles. Portan sal en sus bolsillos y mágicos silencios en sus bocas. No se conocen. En la tarde anochecida, sus párpados de seda velan a una luz de pantalla plana y tropecientas pulgadas que emite susurros en decorados de algodón de azúcar. Algunos oyeron, otros leyeron y ninguno entendió pero entre todos se rozan. Hay vendedores de ceniceros que regalan humo, carecen de escrúpulos y a la hora de buscarlos indagan en sus ombligos. Los vendedores de imanes y ceniceros portan la llave del grifo de las conciencias. Las conciencias crecen como flores pero mueren al caer desde la ventana del séptimo porque no tienen ni sal en los bolsillos ni párpados de seda y mucho menos mágicos silencios. Pero están ahí, inmunes, decapitadas, muertas de muerte natural, dicen quienes saben de muertes, esperando renacer convertidas en filántropos fabricantes de betún. Ajenas al qué dirán, aguardando su momento. Porque nada hay que decir. Esa es la vida que se os asignó al nacer pobres, pobres, pobres. 

martes, 2 de mayo de 2017

El cielo llueve si llora




Ilustración; Lesley Oldaker

Y de qué me sirve si llovizna o brilla el sol
si cuando quedé tras el espejo atrapado
resurgí de las cenizas para omitir daros un buenos días.

Y de qué mirar atrás
si en los caminos afligidos
tan solo quedan osamentas
de  corazones olvidados.
De esos que el día menos pensado
enterrarán tras su paso
pepitas y pepitas de fracasos.

jueves, 13 de abril de 2017

Prometeo y sus pajas mentales


Ilustración: Xan López Domínguez



A la hora de defecar todos somos un poco James Matthew Barrie. Después de cultivarnos de él, albergamos en nuestro vientre el sentimiento de culpa de Wendy o la astucia de Peter porque en Nunca Jamás no lo encontraron el señor ni la señorita Darling.
Entre libros, ratas y miradas se encuentra como caída del cielo a Mary Shelley, ella descose un titán con hilo de pluma sobre hojas en blanco y el principio de aquella historia.

Arena con agua


Fotografía: Bea E. (France)


Tenemos el odio y la inquina de los efímeros,

caídos que aventando la mentira

sin ver que las velas no se habían apagado

se nutrieron del pastel.



Descubrimos hilos de fina seda en un cristal

sin sabernos perecidos

construisteis con olvidos nuestro mausoleo

y lo regamos con orín.



Mañana miraréis al cielo y caerán, vaya que sí

bajarán lágrimas a un suelo pisoteado

microcosmos que nunca tenían que haber salido

(esos ríos invisibles que corren hacia la tristeza).